Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Abro a continuación el primero de dos reportajes dedicados a la Hermandad decana de las cordobesas en rendir culto concepcionista a una imagen dolorosa de la Santísima Virgen y se trata de la Hermandad la Sangre que lo hizo desde su fundación, hace ya treinta y cinco años, en la que fuese su sede canónica primigenia, el Monasterio de la Inmaculada Concepción de la Orden del Císter.

El triduo celebrado en las jornadas anteriores a tal festividad contó con un elegante altar que presentaba a la imagen dolorosa de la bellísima Reina de los Ángeles sobre un sencillo dosel en terciopelo granate y rematado por el frontal del primitivo palio que Fray Ricardo le diseñase. Un buen número de cirios a diferentes alturas escoltaban la imagen de la Señora mientras que en la parte baja se colocaban tres jarras confeccionadas en lilium rosa y astomelias sobre las cresterías de ese antiguo palio que remataban la mesa sobre la que se ubicaba el montaje.

La imagen de la Virgen lucía bellísima una vez más, vistiendo saya bordada en oro sobre tisú de plata y un manto de vistas, bordado en aplicación sobre terciopelo granate, un tocado de tejido en tono plateado colocado a tablas y la corona en plata, que habitualmente luce la imagen gloriosa, completaban la vestimenta de la Virgen.

Pinchando sobre las imágenes se abren a mayor tamaño

Anuncios