Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

De igual manera en esa misma jornada del quince de septiembre, que el Concilio Vaticano II dejó como única festividad de Nuestra Señora de los Dolores, se presentaba en piadoso besamanos en la otra parroquia de Rute a la titular mariana de la Cofradía de Jesús Nazareno, Santo Entierro y la propia Nuestra Señora de los Dolores, acto que tuvo un único precedente hace algunos años en el pasado más reciente de la misma y que, junto con la función de la tarde anterior con motivo de la festividad de la Exaltación de la Cruz, suponían los primeros cultos que encara la nueva Junta de Gobierno de la misma.

La imagen de la Santísima Virgen, como merece tal ocasión de culto y de máximo acercamiento de las sagradas imágenes a los fieles, lucía su vestimenta de gala, de la que destaca sobremanera el antiquísimo y rico manto con motivos vegetales bordados en oro fino sobre terciopelo negro. La saya de salida bordada en los mismos materiales, aunque de posterior ejecución y diferente diseño, un tocado a tablas en tono marfil, que se estrenaba en esta ocasión, y la corona de salida en plata sobredorada completaban a grandes rasgos el atavío de la imagen, que en nuestra opinión de manera muy acertada la Junta de Gobierno ha puesto en manos de un vestidor experimentado en tales menesteres como José María Serrano Lanzas.

Pinchando sobre las imágenes se abren a mayor tamaño

Anuncios