Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El sábado previo a la pasada Navidad, la Cofradía de la Entrada Triunfal en Jerusalén, conocida popularmente como “la Borriquita”, celebraba solemnes cultos en honor a su titular mariana María Santísima de la Estrella, y lo hacía exponiendo a la veneración de los fieles a su bellísima dolorosa en piadoso besamanos durante toda la tarde culminando estos cultos con la recepción de la luz de Belén y la solemne función religiosa en su honor.

A diferencia de anteriores ocasiones, la Señora presidía un elegante altar de besamanos en la propia capilla donde recibe culto diariamente, la primera de las laterales de la nave de la Epístola y bajo la atenta mirada del Señor de la Entrada en Jerusalén. Diferentes puntos de luz con cera blanca y arreglos florales en el mismo tono adornaban de manera extraordinaria esta capilla, también revestida con algunos de los paños que componen el dosel que habitualmente se usa en los cultos. La Santísima Virgen vestía de gala con las mejores piezas de su amplísimo ajuar, quizás con la novedad de la amplitud del tocado dispuesto alrededor de su rostro, confiriéndole ese carácter popular y alegre del que presume la corporación del Domingo de Ramos ruteño.

Pinchando sobre las imágenes se abren a mayor tamaño

Anuncios